Este proceso se realiza de forma anónima y confidencial, en el sistema doble ciego, es decir, las partes no conocen las identidades del autor ni del revisor respectivamente y el editor es el encargado de la correspondencia entre ellos.